CÓMO EVITAR EL PIE DE ATLETA EN VERANO

27/05/2019
Mymoos

¿Sabías que el Ozono puede ayudarte a prevenir el temido pie de atleta?

El aumento de la temperatura, la humedad y una mayor actividad física hace que en verano se dispare el riesgo de contraer una infección por hongos. El mayor uso de las piscinas es el caldo de cultivo perfecto para el contagio por parte de estos primitivos organismos que viven en el aire, el suelo, las plantas y el agua y que se reproducen mediante pequeñas esporas que pueden ser inhaladas y entrar en contacto con las personas fácilmente.

Un 8% de las personas que optan por la piscina en verano termina desarrollando pie de atleta, la forma más común de la infección causada por hongos, según la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc). Los síntomas de esta infección son picazón y ardor, al tiempo que se nota la piel de entre los dedos del pie quebradiza y escamosa. Los adultos presentan un riesgo mayor de contraer esta enfermedad que los niños.

El contagio puede deberse a:

1) Transmisión directa de persona a persona o en contacto con piel descamada

2) Aunque los pies son las extremidades más sensibles al contagio, los hongos también pueden aparecer en las uñas, las manos o las ingles a través de toallas, ropa contaminada, etc.

3) Contagio con superficies húmedas (piscinas, duchas, saunas, gimnasios, balnearios, etc) donde el hongo, gracias al ambiente cálido y húmedo persiste por meses aunque haya una muy buena limpieza.

Para reducir lo máximo posible el riesgo de desarrollar una infección por hongos, los expertos recomiendan  la prevención siguiendo las siguientes advertencias:

A nivel de instalación:

- Correcta y periódica limpieza de las instalaciones.

- Utilizar productos que eviten la proliferación de estos hongos en el agua utilizada.

A nivel individual:

-No caminar descalzo por los suelos mojados (borde de las piscinas, duchas,…).

-Secarse bien el cuerpo y lavar/secar las toallas utilizadas.

-Utilizar productos de higiene personal que posean propiedades bactericidas y germicida.

Para evitar el contagio de hongos y otros microorganismos indeseables Mymoos te presenta el JABÓN OZONO, basado en aceites esenciales  y moléculas de ozono. El jabón de ozono limpia, desinfecta, calma y regenera la piel.

 

 

El Ozono es reconocido como un potente agente germicida y bactericida contra virus, bacterias y hongos. Esta propiedad lo ha hecho útil en enfermedades infecciosas de variada etiología dado a su acción directa al microorganismo, así como por la respuesta inmunitaria que puede accionar. La acción germicida del ozono se basa en la formación de moléculas tóxicas como el peróxido de hidrógeno, y de radicales libres muy tóxicos (como el superóxido), que son especialmente tóxicos para microorganismos anaeróbicos, ya que carecen de sistemas enzimáticos endógenos capaces de descomponer estos productos y eliminarlos del organismo. El efecto antiséptico del ozono elimina los microorganismos dañinos que se acumulan en la piel ayudando a la regeneración de células sanas y fuertes.